El lado oscuro del paraíso

Los británicos de Paradise Lost volvieron al Roxy junto con sus fans y una vez más trajeron su efectiva artillería de death, doom y gothic metal para recorrer su historia.

Paradise Lost festejó 25 años de música en el Roxy Live Bar.

Con el recinto lleno de impacientes fans Paradise Lost inició su presentación del Domingo de Ramos conMortals Watch the Day e instantáneamente logran despertar a un público que todavía luchaba contra el frío invernal de afuera. Nick Holmes, carismático frontman saluda y pide ruido para la canción que sigue So Much is Lost que provoca la respuesta de un fan que grita “¡es la menos metalera de todas, te la banco igual!”.

El show avanza, la gente entra en calor poco a poco y empiezan los pogos y los cantitos. Tal vez Paradise Lost no pega muy bien con el trdicional, y ya marca registrada, “olé olé” pero la gente lo intenta y logra sacarle una sonrisa a Nick, que aferrado al pie del micrófono pide palmas y aclara “esto no es un show de Slayer”.

En la tarima del costado derecho, donde se atrincheran algunos fotógrafos está en fan más pequeño de PL, tiene 11 años y parece estar fascinado por la banda. Se pasa cada canción corriendo de una punta a otra de la pequeña tarima con las manos en alto haciendo los cuernitos mientras sus padres lo vigilan. El mismo Holmes lo saluda, felicita a los padres y le recuerda al pequeño metalero que al día siguiente tiene que levantarse temprano.

Llega Tragic Idol seguida por Never for the Dammned  que logran que el público coree los riffs y hasta abrir un pequeña ronda donde la gente salta y choca mientras continúa la fiesta.

Luego de Say Just Words la banda se retira y la impaciencia crece entre los presentes, las puertas de atrás se abren y parece que se terminó. Pero es todo un vil amague, ya que vemos como Adrain Erlandsson (hermano de Daniel Erlandsson, baterista de Arch Enemy) regresa a su puesto detrás de los parches para iniciar unencore épico. Arremeten con Rotting Misery, One Second, True Belief  y Over the Madness golpe tras golpe el público deja todo en cada canción.

Holmes dice “gracias” al final de cada canción seguido de un correctamente pronunciado “ladies and gentelmen” para retirarse nuevamente luego de prometer que vuelven enseguida con “una más”.

El cierre de la mano de Erased logra desatar el último asalto de alegría del público que poco a poco vuelve a abrigarse para salir a la fría realidad que espera afuera del recinto.

Crónica publicada en Buenos Aires en Foco

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s